España justifica el control estatal de la natalidad de la China comunista

España justifica el control estatal de la natalidad de la China comunista

Aunque pueda parecer "exagerado" desde fuera, la imposición de la política del hijo único en la China comunista, "tiene su justificación", según el consejero de información y prensa de la embajada de España en Beijing.

ALBA, Luis Losada Pescador.- Gregorio Laso argumenta que la superpoblación y la pobreza hacen comprensible esta política. Sin embargo, el letrado del Consejo de Estado Íñigo Coello de Portugal considera que "China debería respetar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que interpreta como quiere".

Con permiso del Gobierno comunista chino, las familias que han perdido a su único hijo en el terremoto que el pasado día 12 sacudió la provincia de Sichuan podrán tener otro. Tras la catástrofe, se ha flexibilizado la política del hijo único para las víctimas. El Gobierno provincial permitirá a las familias cuyo hijo murió, o resultó gravemente herido, obtener un certificado que les permitirá ahora ampliar la familia. La medida afecta, de momento, a la capital provincial y a dos de las poblaciones más castigadas por el seísmo. Si el niño fallecido era ‘ilegal', los padres no tendrán que pagar la multa que normalmente se impone a quienes incumplen la estricta normativa. Si era ‘legal' y tenían otro ‘ilegal', éste podrá ser registrado, y ya podrá disfrutar de derechos -antes negados-, como los nueve años de educación obligatoria gratuita.

NOTAS:

  • Reportaje íntegro en el número de esta semana de ALBA