Garzón defiende la enseñanza de EpC como "más básica que la religiosa"

Garzón defiende la enseñanza de EpC como "más básica que la religiosa"

El juez de la Audiencia Nacional defiende la asignatura criticando al TSJ andaluz por avalar el derecho a objetar frente a la asignatura.

REDACCIÓN HO.- Tras los numerosos recursos planteados ante los tribunales por padres para que se respete su derecho constitucional a la objeción de conciencia frente a la obligatoriedad de que sus hijos cursen a Educación para la Ciudadanía establecida por el Ejecutivo, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón habla abiertamente a favor de la asignatura, sin reparar en críticas al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía por emitir una sentencia que lo respalda, muy a disgusto del magistrado y ex figurante en  las listas del PSOE a las elecciones generales con Felipe González.

Asegura Garzón que es "muy arriesgado" que el TSJ andaluz siembre dudas sobre esta asignatura, que según defiende él "debería ser más básica que la enseñanza religiosa". El magistrado cree que esta "polémica decisión", tal y como él la define, va a tener que ser revisada por el Tribunal Supremo o incluso por el Constitucional, y apuntó además, obviando que EpC va mucho más allá para adentrarse en pura ideología, que el Estado y sus comunidades autónomas deben educar a los más jóvenes en cuestiones como "la pobreza, la miseria, los derechos humanos, la inmigración o la violencia de género".

El magistrado de la Audiencia Nacional realizó estas declaraciones en su intervención en Sevilla durante la presentación de la Cátedra Unesco en Interculturalidad y Derechos Humanos de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

La posicón del TSJ andaluz

El TSJA estimó parcialmente el recurso interpuesto contra EpC y declaró nulas distintas expresiones referentes a la ideología de género y opciones vitales contenidas en las órdenes de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía de 10 de agosto de 2007 por las que se desarrollan los currículos correspondientes a la Educación Primaria y Secundaria Obligatoria en Andalucía.  La sentencia argumentó que el límite que exige el principio de neutralidad ideológica "sí se rebasa" en los Reales Decretos que configuran EpC porque la regulación que ofrece "revela a las claras que se está más allá de transmitir los valores de libertad, justicia, igualdad y pluralismo político recogidos en la Constitución, sobrepasando lo que sea una enseñanza teórica y práctica de los principios democráticos de convivencia".
La consejera de Educación, Teresa Jiménez, volvió a afirmar ayer en el Pleno parlamentario que la sentencia del Alto Tribunal sobre la asignatura "no afecta" a su obligatoriedad por lo que seguirá impartiéndose. El grupo parlamentario popular acusó al Ejecutivo andaluz de querer "adoctrinar sin libertad a los andaluces".