Acoso a una familia de homeschoolers

Acoso a una familia de homeschoolers

La familia Cáceres-Roldán ha sido llevada a juicio directamente sin haber tenido que declarar siquiera ante la fiscalía, que debía ser el procedimiento adecuado. Es intolerable que las familias que educan en el hogar tengan que seguir luchando por su derecho a escoger el sistema educativo de sus hijos, pero desgraciadamente habrá más casos como éste hasta que se llegue a la regularización del homeschooling.

Nos consta que la familia Cáceres-Roldán educa a su hijo y le da una adecuada formación en el ejercicio de la libertad de enseñanza que se reconoce constitucionalmente. Ha ooptado por la educación que consideran más adecuada para su hijo, velando por su bienestar y su educación de forma integral, tal y como se recoge en el artículo 26. 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y amparándose en el artículo 26.3 de la misma declaración.

Dicho todo, esto queremos reiterar que este no es un caso de falta de responsabilidad por parte de los padres, ni de negligencia, ni tampoco de absentismo escolar y mucho menos de abandono familiar. Más bien al contrario, se podría calificar de un exceso de celo por ofrecer la mejor formación posible respetuosa con el niño y coherente con los valores de su familia, valores inscritos dentro de los valores democráticos del Estado español, y por lo tanto plenamente respetables.

El caso ha sido ampliamente denunciado por Azucena Caballero, Vicepresidenta de la Asociación por la Libre Educación (ALE) en un extenso artículo. Desde dicha Asociación se ha puesto en marcha también una campaña de recogida de firmas en apoyo de esta familia.

Las hojas deben ser remitidas a la sede de ALE, en C/ Arrabal, 22 · 47130 Simancas (Valladolid).