¿Gobierno cohesionado?

¿Gobierno cohesionado?

Además del choque de trenes entre Sebastián y Solbes, la nueva ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, chocará frontalmente con Bernat Soria, Mercedes Cabrera, Diego López Garrido y con el mismo Miguel Sebastián.

ÉPOCA, Luis Losada Pescador.- La portavoz del gobierno, Mª Teresa Fernández de la Vega insiste en que el Ejecutivo Zapatero está "cohesionado". Y eso a pesar de que antes de que se produjera el primer consejo de ministros, Solbes tuviera que recordarle a Sebastián que el vicepresidente es él. ¿Por qué recordar lo obvio? De la Vega insiste en que no hay conflicto entre ambos, que no habrá "dos equipos económicos". Además, la ‘vice' se apoya en el mismo Sebastián que afirma estar "encantado" de trabajar en el equipo Solbes. ¿Qué tipo de subordinación tendrá Sebastián en relación a Solbes?, insiste la ‘canallesca'. A De la Vega no le gusta el término ‘subordinación', así que prefiere hablar de "cooperación y dirección, que es lo que España necesita".

‘Aceptamos pulpo como animal de compañía', porque el propio Sebastián señala jocoso en su investidura que "no habrá copa como señal de austeridad que seguramente gustará mucho al vicepresidente". Solbes había señalado previamente -también en tono de humor- que todo gobierno es "una coalición entre el ministerio de Hacienda y los ministerios de gasto". Ambos se tiran en chiste a la cabeza.

De la Vega es consciente de los problemas de coordinación aunque los niegue, así que ya ha elaborado una guía de competencias para que nadie ‘le coma la merienda' al ministro de al lado. Porque muchos son los conflictos previsibles. Solbes y Sebastián protagonizarán mucho titular sobre todo comience el ‘culebrón' de EDF sobre Iberdrola, que se prevé casi tan excitante como el de Endesa.

La llegada de Garmendia

No son los únicos encontronazos previstos. Y en el centro de casi todos se encuentra Cristina Garmendia, la nueva ministra del ‘resucitado' ministerio de Ciencia y Tecnología, ahora ‘rebautizado' como ministerio de Ciencia e Innovación. Cuando Anna Birulés y Josep Piqué ocuparon la cartera ya se produjeron conflictos con Educación. El ministerio del I+D+i quería asumir las competencias de investigación universitaria. La Conferencia de Rectores señaló entonces que investigación y docencia debían ir unidos. Hecho. La competencia de universidades será asumida por Garmendia. ¿Aceptará la universitaria Cabrera?

Ahora le tocará  a Garmendia gestionar el ‘carajal' de la aplicación del espacio común de enseñanza superior (Bolonia). Una patata caliente que la ministra Cabrera no fue capaz de solventar a pesar de provenir de la cátedra. O quizás por ello. En todo caso, a pesar de haber asumido la competencia universitaria, es previsible que Garmendia choque con Cabrera.

Células madre embrionarias

CristinaGarmendia.jpgCon quien probablemente también se producirá conflicto es con el nuevo falsificador de curriculums ‘a lo Luis Roldán', el ministro de Sanidad, Bernat Soria. La empresa de Garmendia, Genetrix, nunca ha investigado con células madre embrionarias, no por razón de moralidad, sino de utilidad científica. A Garmendia siempre le ha molestado mucho la insistencia de Soria en las investigaciones embrionarias. Su discurso era ‘comprado' por el gobierno Zapatero, que primaba la financiación de esas líneas de investigación, mermando las posibilidades de financiación de sus empresas. No en vano un informe mercantil revela problemas de solvencia en Cellerix, la compañía estrella del grupo. Partiendo de esta mala relación personal, será difícil que ambos ministros "cooperen" -como gusta decir a De la Vega- en materia de I+D sanitario, la materia que más conoce la nueva ministra.

Además, resulta previsible también que Garmendia acabe chocando con Sebastián en el I+D empresarial. El ex director de la Oficina Económica de Moncloa ha sido un abanderado de la necesidad de que España asuma el reto de la ‘productividad'. Fue el primero que en el PSOE puso de moda este término y es el ‘responsable' de que la productividad se incluya en las revisiones de los cuadro macro.

Y es la industria -a quien ahora ‘pastorea'- quien de verdad investiga. Resulta difícil pensar que permitirá que sea otro ministerio quien asuma esas tareas, por mucho que la relación personal sea buena. Que lo es. Siendo Sebastián director de la Oficina Económica y Garmendia presidenta de La Asociación Española de Empresas de Biotecnología (ASEBIO), Garmendia invitaba a Sebastián a la presentación de las memorias anuales. Además, el ministro de Industria ha estado presente en la toma de posesión de Garmendia. Una manera fina de ‘apadrinar' la nueva cartera a la que se puede ahogar de tanto cariño.

Por último, es posible que Garmendia choque también con la secretaría de Estado de relaciones con la Unión Europea, ahora en manos de Diego López Garrido. Gran parte de su objetivo como ministra es capitalizar sus buenas relaciones europeas para captar fondos comunitarios en I+D. Cuenta eso sí con el apoyo de presidencia. No en vano ha sido miembro del Observatorio Científico, Tecnología y de la Innovación dependiente de Presidencia de Gobierno. Lo suyo son las relaciones.

Garmendia, un guiño a la CEOE

Desde marzo de 2005, Cristina Garmendia preside la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO). Además, preside la Fundación Inbiomed, la institución que alberga el primer banco de células madre adultas de España. Por último, desde 2006 es miembro de la junta directiva de la CEOE, por lo que cabe interpretar su nombramiento como un guiño a la patronal.

Foto: Díaz Ferrán

La ministra nombra secretario de Estado a su socio, Carlos Martínez

El hasta ahora presidente del CSIC, Carlos Martínez, era uno de los candidatos para ocupar la cartera de Ciencia e Innovación. Se lo había trabajado enviando un correo electrónico a todos los investigadores del CSIC animándoles a apoyar a Zapatero. Pero finalmente el ‘Zejas' optó por su jefa y máxima accionista en la empresa Genetrix, Cristina Garmendia. La empresaria sin embargo, ha querido contar con su socio minoritario como secretario de Estado de Investigación. O sea, que Martínez será el verdadero ministro y Garmendia la relaciones públicas. Repiten el mismo esquema que en la empresa. Además, Garmendia ha echado mano de su secretario general en la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO), que también presidía. Jorge Barrero Fonticaba será su director de gabinete.

La incompatibilidad de Garmendia

¿Se puede ser accionista mayoritaria de una empresa que recibe subvenciones de un ministerio cuya cartera ostentas? Es el caso de Cristina Garmendia, ministra de Ciencia e Innovación y presidenta de Genetrix, una compañía que vive básicamente de las subvenciones públicas. "Un nombramiento así no pasaría el filtro de la Cámara de Representantes de los EEUU", señala a EPOCA un experto constitucionalista.

Tras estudiar un MBA en el IESE y dedicarse a la empresa familiar (industria pesquera) durante un tiempo, Garmendia decide montar su propia empresa, Genetrix, en el 2000. La mayoría de la financiación proviene de su familia, aunque también participó en su fundación de manera minoritaria el hasta ahora presidente del CSIC, Carlos Martínez, y el profesor del CSIC, Antonio Bernard. En realidad, la empresa parte como un ‘spin-off' del departamento de Inmunología y Oncología del Centro Nacional de Biotecnología, dirigido entonces por Carlos Martínez. "En un principio se firmó un acuerdo marco con el Consejo y nos establecimos en 2001 como la primera empresa privada completamente integrada dentro de un centro público de investigación", explica la propia Garmendia.

La relación con el CSIC no se rompe, pero Genetrix monta sus propias instalaciones, busca inversores en Estados Unidos y abre su primera oficina en Cambridge (Massachussets) con el fin de contactar con inversores estratégicos e investigadores. De hecho, una empresa del grupo, Cellerix consiguió el pasado 20 de septiembre completar una ronda de financiación por 27,2 millones de euros. El fondo Ysios, Life Sciences Partners y el fondo francés Ventech se quedaron con el 20,5% de la compañía que planea salir a bolsa. El 13% va para los fondos de inversión de las farmacéuticas Roche, Novartis y A&G. Genetrix se mantiene como accionista mayoritaria con el 47% del capital

GarmendiaEl grupo empresarial se expande y forma un holding de compañías en las que Garmendia es siempre accionista principal, según información de registro mercantil. "Crean varias empresas para poder acceder a más subvenciones", señala a EPOCA un investigador. Y es que la mayoría de estas empresas viven básicamente de las subvenciones públicas a I+D. Como muestra, un botón: Cellerix (empresa del grupo Genetrix), recibe Cellerix recibe un préstamo participativo de 900.000 euros para ensayos clínicos avanzados con células madre derivadas de tejido adiposo.

Además, la nueva ministra tecnológica ha fundado un fondo de capital riesgo del que también es accionista. Se llama Ysios Capital Partner y se encarga de "promover financiación a compañías jóvenes, early-stage y mid-stage, en el ámbito de la salud humana y de la biotecnología", informa la web. "Cristina se encargará de la gestión de oportunidades de inversión en España", señalan desde el fondo. El equipo del fondo está formado por profesionales con experiencia en la creación y desarrollo de compañías del sector de la salud y la biotecnología. "Adicionalmente, contamos con el apoyo de un comprometido grupo de expertos científicos y analistas de negocio, así como con una extensa red de relaciones y contactos en el mundo de la universidad, las finanzas y la industria de la salud tanto en España como en Europa", señalan en su web.

El problema de Garmendia es que puede dimitir de sus cargos para asumir la cartera de Ciencia e Innovación. Incluso puede salir a bolsa como anunció el Cinco Días el 21 de noviembre. Pero no puede perder el control de una pyme de apenas 70 trabajadores. "La empresa es ella", señala uno de sus estrechos colaboradores.

Grupo Genetrix

  • Cellerix (95%). Trabaja con células madre
  • Biotherapix. Productos moleculares
  • Coretherapix (100%). Trabaja en el área del corazón
  • Sensia (54,36%). Desarrollo de biosensores para análisis medioambiental
  • Imbiosis (99%). Estudio presencial del gluten en alimentos
  • Bioalma (indet.). Desarrolla el software para procesar datos biológicos
  • Biobide (27%). Identificación de compuestos