El 25% de las embarazadas son despedidas, según la Fundación Madrina

El 25% de las embarazadas son despedidas, según la Fundación Madrina

Archivado en:

El embarazo se ha convertido en el principal de riesgo laboral para las mujeres. Según un estudio de la Fundación Madrina, el 90% sufre moobing maternal: son presionadas en el trabajo por razón de su embarazo o maternidad. Los sindicatos reducen el problema, pero reconocen su existencia. ¿Solución? Una apuesta empresarial y política en apoyo y protección de la maternidad.

Conciliar maternidad y trabajo, asignatura pendienteALBA, Luis Losada Pescador.- El embarazo es la primera causa de despido principalmente para las mujeres entre 18 y 25 años. Esta es una de las conclusiones de un reciente informe elaborado por la Fundación Madrina. Desgraciadamente, la cultura empresarial no termina de incorporar el embarazo como parte del desarrollo natural de una mujer, sino como un ‘factor limitativo' para las funciones productivas. "Lamentablemente, el embarazo es visto como una mala noticia, casi como una enfermedad", señala el presidente de la Fundación Madrina, Conrado Giménez.

De las mujeres atendidas por la Fundación Madrina, el 90% han sufrido ‘moobing maternal', es decir, han recibido acoso por parte de su empresa por razón de su embarazo. En el 25% de los casos, estas mujeres son despedidas, pero el ratio se eleva al 50% cuando la mujer pide la jornada reducida al incorporarse tras su baja de maternidad o tras los permisos por enfermedad del hijo. En otros muchos casos, sencillamente no se renueva el contrato temporal. La relación laboral se extingue sin que "deje rastro la verdadera causa: la maternidad", denuncia Conrado Giménez, presidente de la Fundación Madrina.

El estudio ha sido presentado recientemente en la Comisión de Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo. Su presidenta, Anna Zaborska, ha sido muy receptiva a este enfoque y ha solicitado a la Fundación Madrina que elabore un Libro Blanco de diagnóstico y terapia para presentarlo el próximo mes de septiembre.

Y es que no existen datos oficiales. Los sindicatos reconocen el fenómeno, aunque recortan su impacto. "Recibimos muchas llamadas sobre conciliación y derechos de maternidad, pero no tantas sobre acoso laboral por embarazo", señala Elisa García, responsable estatal del departamento de Mujer de UGT.

Miedo a la denuncia

Aunque el fenómeno es colosal, muy pocas se atreven a denunciar a la empresa. "Existe miedo al despido", explica Giménez. "También hay un enorme desconocimiento de sus derechos", señala Elisa García. Por eso, para facilitar el acceso a la información de las trabajadoras de pymes y garantizar la confidencialidad, UGT ha puesto en marcha un servicio de información ‘on line' para resolver las dudas que pudieran surgir. "Una mujer embarazada nos escribió preguntando si tenía derecho a una indemnización por despido y le dijimos que no sólo tenía derecho, sino que el despido era ilegal; hoy está trabajando", explica García

También las organizaciones sociales tienen abiertas líneas de apoyo e información sobre los derechos de las mujeres embarazadas. Es el caso de la Línea de Atención a la Mujer, que desde su 900 500 505 ofrecen -entre otras cosas- asesoría legal gratuita sobre los derechos laborales de las mujeres embarazadas.

Y queda mucho por hacer, porque -como señala Elisa García- el permiso de paternidad y los derechos de cotización por parto siguen siendo desconocidos. Pero la falta de información también llega al empresariado. "No todos saben que la maternidad tiene ‘coste cero' desde 1998 ni que el despido es objetivamente improcedente en caso de embarazo", apunta García.

Por su parte, la Fundación Madrina ha lanzado la ‘Red Madrina' de empresas. Una especie de bolsa de trabajo para embarazadas o madres con riesgo de exclusión social. Entre las empresas que forman parte de esta red se encuentran supermercados Supersol, Mercadona, cadena de restaurantes VIPS, Workcenter, Mercamadrid, Atento, Conecta, Adecco, Randstad y Nailsbar. Finalmente, el IESE presentó -también recientemente- un informe sobre las dificultades de la mujer para alcanzar puestos directivos por razón de su maternidad.

Valorar la maternidad

En el fondo de todo este debate se encuentra la baja valoración social de la maternidad y de la función económica de las actividades no remuneradas de las madres. Un estudio del Instituto de la Mujer concluía que si se valorara a precios de mercado las actividades realizadas por las mujeres (asistencia a mayores, cuidado de menores, limpieza, transporte, etc), el PIB debería elevarse en un 153%.

La Fundación Madrina llega a una conclusión similar: la maternidad supone una actividad económica cercana al 2,5% a la que habría que sumar entre un 3 y un 7% de coste de oportunidad (fracaso escolar, más seguridad, etc). Además, soporta un 50% del PIB. O sea, un diamante sin explotar. Pero reconocer ese valor, exige cambios. Por ejemplo, en la prolongación de la baja por maternidad. La Fundación Madrina aboga por alargarla a los dos años, mientras que el IESE defiende los 12 meses. UGT también es partidaria de incrementar el período de maternidad "en la línea de los avances de la pasada legislatura", señala Elisa García.

"No podemos permitirnos perder el talento femenino; las empresas con diversidad son más ricas, más creativas, más productivas", concluye Gloria Juste, presidenta de la Asociación Mujer, Familia y Trabajo. Y en esta línea, la directora de la Fundación de Centros Comerciales, Luz de Orbe, reclama más "infraestructuras públicas como guarderías" para apoyar a las pequeñas empresas que no tienen "músculo financiero" para costear la conciliación. Desde luego, señala la responsable estatal de Mujer de UGT, la obligatoriedad de la Ley de Igualdad de incluir en los convenios colectivos un apartado de mujer, es una ventana de oportunidad para plasmar sobre el papel el compromiso empresarial en apoyo a la maternidad.

Pero Giménez va más allá y defiende la "priorización", es decir, la posibilidad de que la mujer que decida quedarse al cuidado de los hijos, lo pueda hacer con independencia de factores sociales y económicos. "El ejercicio de la maternidad reduce el fracaso y el abandono escolar y recorta los ratios de criminalización; el ‘salario maternal' sería una buena inversión; lo que no nos gastemos ahora, nos lo tendremos que gastar en el futuro". El presidente de la Fundación Madrina defiende que se considere la maternidad "como un trabajo" y aboga por un Estatuto de la Madre. "Tendría un coste social a corto plazo, pero es una riqueza a largo", concluye.

Elisa García considera -sin embargo- que "devolver a las mujeres a la casa sería un retroceso". Un criterio compartido por Gloria Juste: "hoy en día, no se puede prescindir de un suelo, por lo que hay que apostar es por la conciliación". Por eso, la Fundación Línea de Atención a la Mujer (900 500 505) solicita horarios flexibles, jornadas reducidas, y red de guarderías gratuitas o al menos ‘costeables'. No obstante, tanto la responsable de UGT Mujer como la presidenta de la Asociación Mujer, Familia y Trabajo comparten que un ‘salario maternal' limitado en el tiempo y voluntario, puede ser una buena opción.

En realidad es el camino emprendido por los países nórdicos. "Casualmente los que más invierten en I+D, los que más patentes registran y los que presentan mejores ratios de productividad, competitividad y bienestar", señala Giménez, quien añade que el apoyo a la maternidad tiene un retorno "uno a uno" en forma de patentes. "De otra forma tendríamos un ‘gap' de talento femenino". Nada diferente a lo que ya se contempla en las condiciones laborales de algunos funcionarios: bajas de maternidad prolongadas y reserva de plaza durante un período. "Debemos considerar la maternidad como un bien social, un derecho fundamental e incluso hasta como patrimonio de la humanidad, concluye Giménez.

Porque la maternidad lo vale. Y porque las mujeres así lo desean. La última Encuesta de Fecundidad del INE elaborada en 1999 revela que las españolas desearían tener más hijos de los que tienen.  Pero es que además, es la única receta frente al ‘invierno demográfico'. España ha solventada su baja natalidad mediante la "importación" de la natalidad, la inmigración, señala Conrado Giménez. Una vía limitada que presenta además retos añadidos de integración.

Para poder comentar esta noticia debes estar registrado en la comunidad HO o haber iniciado sesión.

HazteOir.org

es una comunidad de ciudadanos activos que busca promover la participación de los ciudadanos en la política

EL MOVIMIENTO HO LO FORMAN

453.376

ciudadanos activos

2.043.868