Campaña internacional en defensa del abogado Phill Kline, perseguido por el lobby abortista

Campaña internacional en defensa del abogado Phill Kline, perseguido por el lobby abortista

En el 2005, Planned Paenthood puso su nombre en la lista de "Los Siete Políticos que no quisieras tener en tu Habitación". Le tildaron de "fanático anti-aborto" y  "cruzado". Le acusaron de poner sus convicciones religiosas por encima de la ley. Le maldijeron en cientos de editoriales periodísticos. Incluso existe una página web dedicada exclusivamente a difamarlo. Su nombre es Phill Kline, abogado, y Population Research Institute (PRI) quiere manifestarse oficialmente en su defensa.

Colin Mason, Director para la Producción de Comunicaciones del PRI.- En el 2003 Phill Kline, por entonces Fiscal General de Kansas, inició una investigación a la clínica de Planned Parenthood en el condado de Johnson, Kansas. Usando los registros médicos, Kline halló evidencia que al parecer probaba que la Planned Parenthood había "olvidado" deliberadamente informar casos de violación infantil, había falsificado sus informes de viabilidad de los fetos y había realizado ilegalmente abortos en las últimas semanas de gestación. (Los informes contenían nombres y otra información personal cuidadosamente redactada para proteger la intimidad de las mujeres)

Planned Parenthood -decidió ignorar los cargos. Como la Corte empezó a prestar atención a esta denuncia, el ejército de abogados de Planned Paenthood requería de una táctica para retrasar y silenciar el caso. En la arena pública, no se hizo ningún intento por contrarrestar los cargos o incluso para reconocer su existencia. Planned Parenthood, trastocó la situación a su favor, puesto que no le convenía defenderse de los cargos. En vez de eso, decidió destruir la reputación del Fiscal General Kline.

Persecución por parte de la maquinaria abortista

El gigante del aborto sacó una nota de prensa que sugería que los cargos, a los que repetidamente se refería como "infundados", eran solamente una postura política. Acusaron a Kline de "llevar su ambición política muy lejos convertiendo el aborto en algo ilegal mediante el uso de tácticas poco éticas". "Ningún cuidado que se proporcione en salud debería ser amenazado con sanciones criminales", dijo Meter Brownlie, Presidente de Planned Parenthood de Kansas & Mid-Missouri, "simplemente porque las convicciones de los funcionarios electos se oponen al aborto legal".

Siguiendo las directivas de la formidable maquinaria de Planned Parenthood, decenas de diarios, blogs y figuras públicas fueron directa y ferozmente a atacar a Kline. "Kline personifica el debate sobre el aborto", sostuvo la ABC News en octubre del 2007. "Este es un tipo que nunca ha investigado ningún caso y tiene un pobre historial como fiscal, y esto es algo muy conocido, incluso por la gente pro-vida, que las creencias personales de Kline son su prioridad número uno". Este absurdo reclamo viene directamente de los puntos esgrimidos por la Planned Parenthood. Aparentemente el celo de la ABC por el aborto es más importante que el compromiso con la verdad.

Nancy Keenan, presidenta del NARAL, por supuesto se refería a Kline como "uno de los políticos más extremistas". Pero luego ella fue más allá al hacer declaraciones totalmente falsas en el sentido de que Kline estaba "invadiendo información médica de las personas que era sumamente privada". En esos reportes, como mencioné líneas arriba, habían sido cuidadosamente purgados cualquier tipo de información que lleve a identificar a alguien. Pero obviamente eso no le importaba a alguien como Keenan que sólo quería difamar a Kline.

Campaña mediática

El New York Times también repitió la linea official de Planned Parenthood, llamándolo "un fanático anti-aborto que gana notoriedad nacional por usar indebidamente su cargo para imponer su ideología", de esa manera esquivaban sigilosamente los cargos en contra de PP. Por el contrario, se referían a estos cargos como una "tremenda agresión a la privacidad y a los derechos amparados por ley".

Planned Parenthood estaba ocupada en lo que podría ser catalogado como el plan de relaciones públicas orientado a la destrucción de la imagen de Kline, y aparentemente está convenciendo a los medios de comunicación, al menos hasta ahora. Todas sus campañas de difamación contra Phill Kline convencieron a la gente de Kansas de votar contra él el año pasado. Sin embargo, Kline sigue viendo el caso, con su  reciente nombramiento de fiscal de distrito de Johnson County. Esto quiere decir que los medios raramente han informado los detalles de los cargos presentados por Kline. Aparentemente encuentran algo mucho más interesante en la historia contada por Planned Parenthood, la que afirma que Kline es un fanático fuera de control.

La maquinaria de medios liberales continua agobiando a Kline, mientras ignora por completo los cargos presentados por él. En la película Thank You for Smoking, el doctor Nick Taylor narra una derrota de sus adversarios, "Probé que estaban equivocados, y si ustedes están equivocados significa que yo estoy en lo cierto". En pocas palabras esa es la estrategia que la Planned Parenthood ha usado.

Respaldo pro-vida frente a la ilegalidad

¿Qué deberían hacer los pro-vida? Deberían respaldar firmemente a Phill Kline quien continúa su persecución a los crímenes de la Planned Parenthood. La evidencia que consiguió Kline parece ser sólida, y sus testigos confiables. Es más, a pesar de los ataques de los medios, Kline aún disfruta del amplio respaldo en Kansas.

El trabajo de un fiscal de distrito es hacer que se cumpla la ley. Si Planned Parenthood violó la ley, como alega Kline, debe ser procesada por esos crímenes. Sin embargo la riqueza, el poder y el desparpajo de los medios la protegen. Además, la corte necesita avanzar con este caso. Sería una vergüenza si Kline no consigue llegar a la corte, simplemente porque Planned Parenthood consiguió retrasar el juicio hasta que Kline deje el cargo.

Tal como lo ha señalado Brian Burch de Human Events, aunque los proveedores de abortos dicen respetar las leyes, lo más frecuente en ellos es que las violan. Como bien lo dice Burch "Planned Parenthood, a través de sus acciones no ha respetado en absoluto las leyes o los derechos constitucionales de los pro-vidas y... audazmente fabricará algún argumento, no importa cuán absurdo o ilegal sea, para ganar a cualquier precio cuando sus negocios de aborto de niños por nacer y su cumplimiento de la ley estén bajo una justificada investigación".

Si alguien dudara de la característica falta de respeto por las leyes que tiene el movimiento pro-aborto, la actual saga emprendida por Planned Parenthood contra Phill Kline de llevarlo a juicio debería más que disipar todas esas dudas.

Population Research Institute anima a los pro-vida de todo el mundo a combatir la campaña de difamación contra Mr. Kline contactando a los diarios, estaciones radiales y estaciones de TV que han esparcido esas falsedades y exhortándolos a que informen los hechos, no la propaganda.