El PSOE alimenta con mentiras su injusta y artificiosa polémica con la Iglesia

El PSOE alimenta con mentiras su injusta y artificiosa polémica con la Iglesia

"¿Por qué la Iglesia no podría explicar su opinión sobre las leyes? Lo contrario sería grave y preocupante". Es lo que afirma Martínez Camino, quien denuncia las mentiras e injusticias vertidas por el PSOE hacia la Iglesia y su Jerarquía, por haber dado unas orientaciones -como de costumbre- ante las elecciones.

REDACCIÓN HO.-El portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Juan Antonio Martínez Camino, ha salido en defensa de la nota en la que los obispos ofrecen algunas recomendaciones morales para ejercer el voto en las elecciones del 9 de marzo. Martínez Camino ha lamentado la reacción del Partido Socialista. ¿Por qué la Iglesia no podría explicar su opinión sobre las leyes? Lo contrario sería grave y preocupante, y así lo ha destacado hoy el portavoz de la CEE en declaraciones al programa La Mirada crítica, de Tele 5, ante la sugerencia de algunas minorías de que la Iglesia no debe expresar sus recomendaciones morales.

"Por qué la Iglesia no podría, como algunas minorías pero minorías preocupantes sugieren, expresar su opinión sobre las leyes? ¿Por qué no? ¿Alguien pretendería que las leyes no son criticables, o que todo lo que el Parlamento hace es justo?", ha afirmado el portavoz de la CEE. A este respecto ponía como ejemplo la ley que equipara las uniones homosexuales al matrimonio, que aunque "legítimamente promulgada" no deja de ser "gravemente injusta".

Martínez Camino también desmiente el párrafo del comunicado emitido por el PSOE en el que arremete contra la Iglesia "por no trabajar por la España democrática". Lo considera "injusto" y "falso". Estas eran las palabras del portavoz de la CEE: "La Jerarquía de la Iglesia no acepta la Constitución y está fuera del sistema democrático. Esto es muy grave. Primero, es falso, porque la Iglesia Católica y su jerarquía ha reiterado continuamente en España su aceptación amplia, generosa, de nuestro sistema de gobierno y de convivencia. Y no sólo lo ha reiterado de palabra, sino que lo ha practicado".

Martínez Camino también califica de "falso" el segundo párrafo del comunicado socialista, afirmando que "la jerarquía eclesiástica no se decanta por ningún partido" ni tampoco afirma "que no se deba hablar con ETA para convencerles de que abandonen las armas". Lo que sí mantienen los obispos, añadía monseñor, es que  "una sociedad libre y justa no puede tener como interlocutor político a una banda terrorista".

Chaves echa más leña

Como si el comunicado socialista no fuera suficiente, el presidente socialista y de la Junta andaluza, Manuel Chaves, ha añadido más leña al fuego al insistir en que la Iglesia se movía por política: "yo creo que se vuelve otra vez a una etapa que creíamos superada en al Jerarquía eclesiástica, en la Iglesia, que es la alianza con un partido. En Europa fue con la democracia cristiana, después de la II Guerra Mundial, después en España fue con el franquismo y aquí, en esta nueva etapa, con el  PP: se han  quitado la careta, yo creo que están jugando de una manera abierta".

El propio Martínez Camino, en su intervención en Tele 5, se encargaba de desmentir esta acusación  de obediencia a determinados partidos, expresada en el primer párrafo del comunicado del PSOE y en la que insistía Chaves. Lo hacía recordando que "la Conferencia Episcopal no se ha decantado por ningún partido político, sólo ha pedido que se vote por el mal menor porque no existe ninguno que cumpla todas las recomendaciones morales de la Iglesia".

Llamazares se suma a los ataques

Por su parte el líder de Iu, Gaspar Llamazares, se ha sumado a los ataques contra los obispos que simplemente han dado su opinión basada en el magisterio de la Iglesia.  Llamazares quiere que el Estado rompa sus relaciones con la Iglesia. En este sentido, dando pocas muestras de respeto hacia la libertad de expresión y confundiendo "laicismo" con "aconfesionalidad", ha afirmado que "es muy difícil avanzar en la pluralidad moral en nuestro país, avanzar en la aconfesionalidad, dándole un  estatus privilegiado a la Iglesia Católica. Para avanzar en la aconfesionalidad hay que recuperar la separación entre Iglesia y Estado, dando el estatutos que tiene a las creencias y el estatus institucional al poder civil, en este caso al Gobierno". Nos quedamos con la duda sobre qué privilegios se han otorgado a la Iglesia, a la que precisamente se critica y ofende más que nunca desde el poder, y a la que se ha escatimado ayuda pese a la ingente labor social que desarrolla.

El PP pide respeto

Por su parte el Partido Popular, a través de Gabriel Elorriaga, ha pedido respeto ante lo que es la opinión libremente expresada de los obispos: "Una vez más el PSOE da muestras de su enorme intolerancia. Creo que todos los españoles o la inmensa mayoría coinciden en una idea, y es que negociar políticamente con loos terroristas está mal, y eso está mal lo diga quien lo diga".

Una polémica falsa burdamente usada por el PSOE

En realidad, todo delata que hay nervios en el PSOE y que necesitan crear polémicas aunque sea manipulando y mintiendo. Se trata de una polémica tan falsa como artificiosa: como recuerda un análisis realizado por la Cadena COPE, desde el inicio de la democracia los obispos emiten recomendaciones antes de cada cita con las urnas y en los últimos 30 años en todas sus notas se tratan los mismos temas.

Comienzan los obispos animando a ir a votar, siempre conforme a la conciencia de cada uno ya que, aseguran, una misma fe cristiana puede conducir a compromisos políticos diferentes, pero no todos los programas electorales son igual de compatibles con ella".

La defensa de la vida desde la concepción hasta su término natural, el no al aborto o a la eutanasia, aparece ya desde 1979, así como el derecho de los padres a elegir libremente la educación de sus hijos. Tampoco es nueva la defensa de la familia, pro ejemplo en la nota de 1982 hablaban de "la necesidad de proteger eficazmente el matrimonio y la institución familiar". Y como no se puede obviar la educación social y humanitaria de la Iglesia piden, como en la nota del año 2000, que os cristianos se decidan por los partidos que defiendan la justa distribución de las rentas, la atención a los más desfavorecidos y la ayuda al Tercer Mundo. En todas esas notas manifiestan además su rechazo frontal al terrorismo y a todos aquellos que lo promueven o que lo protegen. Ya en 1977 alertaban los obispos "del peligro que corren las sociedades democráticas de caer en la decadencia, el auge de conflictos, la intolerancia y el extremismo si no tienen orientaciones éticas y religiosas".