Celebramos un día sin TV

XIII edición de esta campaña cívica de ATR Navarra, de gran acogida en los países hispanos, en demanda de una televisión de calidad que erradique la telebasura.

REDACCIÓN HO.- Desde la Asociación Plaza del Castillo de Usuarios de Medios de Comunicación, Telespectadores y Radioyentes, ATR Navarra se convoca en todos lo países de habla hispana la décima tercera edición de una campaña crítica, constructiva y original, que viene gozando, progresivamente, de una extraordinaria acogida: 'Un día 10 sin ver la televisión', que se celebrará el próximo martes, 10 de mayo.

Los organizadores acercan la campaña a cuantas instituciones, organismos, asociaciones en general y ciudadanos en particular consideren el poder e influencia que los medios de comunicación, y en especial la televisión, ejercen en nuestra sociedad; muy especialmente de cara a las nuevas generaciones -que tienen “una visión televisiva del mundo”-, y se relacionan desde la cuna de forma muy natural con los medios audiovisuales, para que si comparten las premisas y la campaña en si misma, la defiendan y la divulguen todo lo que esté en su mano, y dejen de ver la televisión las 24 horas del próximo 10 de mayo, “por una televisión de calidad, en contra de la televisión basura".

Y continúan los promotores de la iniciativa: 

Al presentar las premisas los convocantes mantienen en primer lugar, que el grado de indefensión del espectador en España es mayor, puesto que no existe una Autoridad Audiovisual vigilante del cumplimiento de la normativa vigente, organismo que venimos reclamando  durante los últimos veinte años. Hasta el año 1996 estando el Partido Socialista Obrero Español en el poder, desde 1996  ostentándolo el Partido Popular, hasta el 2004 en que gana las elecciones de nuevo el PSOE. Si bien es verdad que la demandada Ley de Comunicación Audiovisual ha sido elaborada y aprobada a lo largo del 2009 y principios del 2010 ostentando el poder el partido socialista, hemos sido críticos en algunos extremos relacionados con la protección de los espectadores en general y de los menores en particular y  no albergamos esperanzas con respecto a su aplicación cuando se lleve a cabo. (Informe de Vulneraciones a la normativa de protección de menores).

En España, es urgente su creación, una autoridad  que debe emanar de la Ley del Audiovisual: independiente de todo poder partidista y mediático, compuesta por expertos de reconocido prestigio, y, en su caso, con poder sancionador. Teóricamente implícita en la nueva ley, pero todavía sin actualizar.La Autoridad Audiovisual, organismo existente en todo país civilizado y democrático, opera en todas las naciones desarrolladas y aún en vías de desarrollo y desde luego en la totalidad  de nuestro  entorno europeo: Francia, Italia, Inglaterra, Irlanda, Países Bajos, Portugal, así como en  Grecia, Turquía,  etc.

Su creación y puesta en marcha, demandada por amplios sectores de la sociedad española, se hace especialmente necesaria en relación con otros temas que también preocupan al espectador español, algunos de los cuales componen las premisas de  ésta campaña: la televisión de servicio público; la protección del horario del menor; la televisión basura; la programación cinematográfica; lapresión publicitaria, etc.No podemos dejar de señalar aquí el tema de la contraprogramación (la normativa más permisiva de Europa y sin embargo se ha  readaptado nuevamente a favor de las empresas).

A la contraprogramación le dedicamos, en parte, la campaña del año 2004 y es una práctica siempre perjudicial para el espectador, que venimos denunciando ante la Comisión Europea en Noviembrede 2001  y ante el Consejo Audiovisual de Navarra en nuestra comparecencia de Octubre de 2002.

Desde EURALVA (European Alliance of Listeners and Viewers Asociation), de la que somos miembros fundadores, en el encuentro internacional que tuvo lugar en Lisboa el  mes de Enero de 2006, ya se reclamó a la Comisión Europea la vigilancia en el cumplimiento por parte de España del órgano regulador que contempla la propia Directiva de Televisión sin Fronteras, y que obliga a todos los países miembros. No nos podemos resignar a que en unos de los ámbitos de más influencia social se ignoren las normativas nacionales y comunitarias.

Considerando la intoxicación interesada de periodistas y tertulianos en losúltimos años, así como la errónea politización del tema, hay que reseñar en éste sentido, el silencio de gran parte de la clase política, de los ámbitos sociales más influyentes, muy especialmente  de los responsables  y profesionales del poder mediático español, contrarios en su mayor parte a la institucionalización de la figura, e ignorantes de la preocupación y desmoralización que tal realidad genera en muchas familias españolas.La campaña consta de los apartados referidos, poniendo de manifiesto sintéticamente, sus principales extremos; a continuación se fundamenta  la normativa  legislativa correspondiente, española y comunitaria.

Televisión basura

"Nos manifestamos radicalmente contrarios a la televión basura, cada vez más presente en todas las televisiones, en horario de máxima audiencia, (incluido el horario de protección del menor) en España, a pesar de la firma de los códigos deontológicos de autorregulación, que todas las cadenas de titularidad pública y privada suscribieron en 1993 y en 2004", señalan los promotores de la campaña en un comunicado remitido a HO.

"Sabemos que también en los países hermanos de habla hispana, este género está muy presente en prácticamente todas las parrillas, contaminando el resto de contenidos y por lo tanto de la programación", denuncian.

La telebasura es uno de los fenómenos socialmente más demoledores que existe, con incalculables efectos nocivos en las nuevas generaciones. Entre ellos, se destacan en el comunicado:  

  • Exaltación de los más bajos instintos; acoso a la intimidad; vulneración del derecho al honor, a la propia imagen. Progresiva utilización de cámaras ocultas.
  • Fomento de una contracultura de lo más abyecto, grosero, vulgar y cutre, mostrando el escaparate infame de una sociedad falsa y manipulada por unos pocos en su propio beneficio.

Los promotores de la iniciativa consignan que las cadenas de televisión, especialmente las de titularidad privada, "se empecinan sistemáticamente en tal forma de crear contenido y se muestran en su política audiovisual y en sus programaciones,  incompatibles con la mínima referencia cultural. Algo muy grave considerando que a día de hoy un gran porcentaje de ciudadanos, desde luego niños, jóvenes y adolescentes, se alimentan únicamente de información audiovisual".

Simultáneamente, ponen de relieve que se fomenta la venta de un cierto tipo de prensa llamada “rosa”, "en realidad es amarilla, sensacionalista", que de otra forma nunca hubiera tenido presencia si no fuera por el inconmensurable poder de la televisión, de la promoción televisiva. En este sentido se recerda que en España la prensa amarilla diaria nunca ha tenido  éxito, al contrario de lo que ocurre en otros países de Europa como Inglaterra, Alemania, etc. Una iniciativa en éste sentido de la mano de D. Luis María Ansón, el rotativo “Claro”, resultó cosechar, apenas nacer, un gran fracaso.

"El colmo es culpar a los espectadores de ésta lacra, cuando es bien sabido que el mayor responsable de lo emitido es el emisor", añaden los repersentantes de los espectadores. "La razón por la cual se realiza éste tipo de televisión de ínfima calidad es porque resulta muy barata de realizar ya que, a pesar de las intoxicaciones no es, ni de lejos, lo más visto. En España, no se encuentra  entre los cincuenta programas más vistos del mes.(Para alivio de muchos ciudadanos decir que Pasa Palabra (Excelente) viene teniendo, por ejemplo, más audiencia que Sálvame diario), en una franja horaria similar. Otra de las razones, y no la menos importante, es fidelizar una mínima parte de la audiencia fácilmente manipulable, a la que se le puede vender cualquier valor o contravalor y cualquier producto. En dos palabras: una audiencia acrítica", añaden.

"Después de veinte años de trabajo esforzado en el ámbito que nos ocupa podemos afirmar sin reserva, que lo más abyecto de la televisión basura es decir que la pedimos, porque nos degradaría mucho como sociedad y además y sobre todo, porque  es radicalmente falso", se añade.

Telerealidad

Presencia apabullante y progresiva, (a los responsables no les importa que muestre inequívocos signos de agotamiento), de la llamada telerealidad, que es televisiva pero nada tiene que ver con la realidad: es virtual y prefabricada. Uno de los inventos más nefastos de cara al espectador en particular  y a la cultura de cada país en general, y que ha venido emitiéndose durante los últimos años en todos los horarios y en prácticamente, todas las cadenas. 

A ese respecto, se recuerda que en 1997 una parte muy representativa de la sociedad española procedente de  todos los ámbitos sociales, culturales e ideológicos, firmó un manifiesto en contra de la televisión basura en el que, además, se encuentra extraordinariamente bien definida y que pueden encontrar en la página web de la asociación

La iniciativa, que fija el compromiso de este colectivo con la sociedad de la información en la que está inmersos, viene siendo en los últimos trece años, extraordinariamente bien acogida por una amplísima mayoría de ciudadanos que comparten las premisas y aplauden la iniciativa deseosos de seguirla. "El problema será como encontrar la manera más operativa de llegar a millones de personas en una decena de países, porque si llega la campaña correctamente y en todos sus términos, la ciudadanía suele estar deseosa de seguirla. En realidad la televisión basura solamente la pueden defender y de hecho la defienden  quienes la elaboran y quienes la emiten", añade el colectivo.

Organizador: 
Asociación Plaza del Castillo de Usuarios de Medios de Comunicación, Telespectadores y Radioyentes, ATR Navarra
Teléfono de contacto: 
E-mail de contacto: 
plazadelcastillo@hotmail.com
Cómo llegar: 
Dirección del evento: 
Internacional
Ciudad: 
Internacional
Provincia: 
Extranjero
Fecha y hora del evento: 
Martes, 10 Mayo, 2011 - 00:01 to Miércoles, 11 Mayo, 2011 - 00:00