Panamá: ¿Dónde están los límites?

Panamá: ¿Dónde están los límites?

Panamá afronta una oleada de inmoralidad pública que vanaliza el sexo, degrada a la juventud y dispara los ratios de embarazos no deseados y violencia en las escuelas. Pídeles a las autoridades públicas que intervengan con carácter de urgencia.

En Panamá existe hoy día un caos moral causado primordialmente por el exceso de información tanto de violencia desmedida como pornográfica, que insta a jóvenes y adultos, a la vez que acentúa la violencia en todas sus facetas, a un sexo desmedido y desenfrenado. Probado fehacientemente por los resultados negativos que vemos en la sociedad como: la violencia intrafamiliar, número excesivo de violaciones a niñas por propios familiares, embarazos precoces, infidelidades conyugales, divorcios, abuso de droga, irrespeto a las autoridades, fetos abortados tirados por la calle, violencia generalizada especialmente en los estudiantes, al extremo de darse un incremento en homicidios entre compañeros de colegio.

Deben existir políticas que resuelvan o minimicen estos problemas que ya son agobiantes.

Escribe a las autoridades encargadas que tienen la potestad para poder resolverlo:

Lic. Arnulfo Escalona, Ministro de Gobierno y Justicia Lic. Aida de Velasquez, Junta Nacional de Censura Lic.

Rosabel Vergara Batista, Ministerio de la Juventud y la Familia

Dra. Doris Rosas de Mata, Ministerio de Educación

Nombre*
E-mail*
CEDULA
Asunto*
Mensaje

Señores
Lic. Arnulfo Escalona, Ministro de Gobierno y Justicia
Lic. Aida de Velasquez , Directora de la Junta Nacional de Censura
Lic. Rosabel Vergara Batista, Ministra de la Juventud y la Familia
Dra. Doris Rosas de Mata, Ministra de Educación

Nosotros exigimos a nuestras autoridades gubernamentales, que tienen el poder de establecer los mecanismos de control que logren un cambio en el comportamiento de la sociedad, que unan y ejecuten esfuerzos para crear los mecanismos que establezcan una censura eficaz sobre los medios de comunicación escrita, radio y TV. Incluyendo las telenovelas que, inducidas por la competencia económica de ‘quién capta más la atención de los telespectadores’, supera cada una a la otra en inmoralidad y desfachatez. Los resultados los vemos a diario en el terrible caos en aspectos de moralidad que vive nuestra actual sociedad, donde se traduce a diario en acciones como; la violencia intrafamiliar, número excesivo de violaciones carnales a niños por los propios familiares, la infidelidad conyugal, los divorcios, embarazos en adolescentes, el abuso de la droga, el irrespeto a las autoridades escolares, fetos de niños abortados tirados por la calle, el irrespeto a las leyes, la violencia generalizada en los estudiantes al extremo de darse un incremento en homicidios entre compañeros de colegio. Todo esto da la impresión que existe una confusión en las normas que rigen nuestra sociedad.

Nuestra responsabilidad como ciudadanos es recordarles a ustedes que en sus manos está la mayor responsabilidad de cambiar esta situación. Hacer cumplir la ley y trabajar en conjunto para establecer los mecanismos de control y fiscalización que logren cambios positivos en la sociedad. Necesitamos que los parámetros que rigen la Junta Nacional de Censura no se dedique sencillamente a la clasificación de los programas como está actualmente, sino a una de verdadera censura que prohíba los programas que atentan contra la moral y las buenas costumbres. Todos unidos podemos hacerlo.

Atentamente: nombre y cédula

*Campos obligatorios