Lanzan una campaña internacional para cambiar el status del Vaticano

Lanzan una campaña internacional para cambiar el status del Vaticano

Diferentes organizaciones abortistas y antinatalistas, algunas de ellas ligadas al Fondo de Población de las Naciones Unidas y a la UNICEF, así como la Secta de los Raelianos, han iniciado una campaña para cambiar el Status del Vaticano en la Onu, con el objeto de callar la voz de millones de católicos representados por la Santa Sede.

La Santa Sede goza del estatus de Observador Permanente ante Naciones Unidas. Este estatus de estado no-miembro que comparte con Suiza, le permite tomar parte y votar en las Conferencias Internacionales de la ONU, participar en las discusiones de la Asamblea General, pero no puede votar las resoluciones ni recomendaciones políticas.

La ONU viene financiando y promoviendo, mediante sus políticas de salud reproductiva, campañas que promueven el aborto y el uso del preservativo como métodos de planificación familiar y de prevención del SIDA. En el enlace de Vida Humana Internacional se puede acceder a información complementaria al respecto: http://www.vidahumana.org/vidafam/onu/onu_mapa.html 

En su estatus de Observador Permanente, la Santa Sede ha alzado siempre su voz en la defensa del no nacido y en la de descartar el aborto como método de planificación familiar. La voz del Vaticano representa el sentir de la comunidad católica, pero choca con la mentalidad antinatalista de algunas organizaciones ligadas al Fondo de Población de Naciones Unidas y a UNICEF.

Bajo el slogan See Change, estas organizaciones han decidido presentar una campaña internacional para cambiar el estatus jurídico de la Santa Sede en Naciones Unidas. Se trata de evitar los obstáculos del Vaticano a las políticas de "salud reproductiva" que pretenden impulsar estas organizaciones.

Entre las organizaciones que promueven la campaña se encuentran la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés),  Catholics for a Free Choice (Católicas por el Derecho a Decidir), una organización pro abortista que se autodenomina católica, ligada al movimiento Somos Iglesia y la secta de los Raelianos, que pretende clonar seres humanos y, cuyo representante, dispone de una mansión en Canadá dedicada a los extraterrestres. Recientemente han sido noticia por la primera clonación de un ser humano.

Ante esta campaña orquestada por organizaciones tan dispares y claramente antinatalistas, el representante Vaticano ante Naciones Unidas, Renato Martino, señalaba al diario italiano Avvenire (10-6-99): "En realidad, la Santa Sede ejerce derecho activo y pasivo de legación desde el siglo IV. Su personalidad jurídica internacional está reconocida universalmente. ¿Cómo puede considerarse como un privilegio el sentarse en la ONU, cuando la Santa Sede tiene desde hace siglos relaciones diplomáticas estables con un gran número de países?".

Si bien la campaña está condenada al fracaso, puesto que actualmente la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas con 170 gobiernos, de modo que para expulsar al Vaticano de la ONU se requeriría que todos estos países rompieran las relaciones diplomáticas que mantienen con la Santa Sede, debemos manifestar nuestro rechazo a esa intolerable campaña en contra de la libertad de expresión de aquellos que defienden la vida del no nacido.

Remite la siguiente carta a la ONU, con copia a la Santa Sede, a las propias organizaciones que atacan al Vaticano y a diversos medios de comunicación mundiales, defendiendo el derecho que de por sí asiste al Vaticano.

Nombre*
E-mail*
D.N.I.
Asunto*
Mensaje

Muy Sres. Míos: Leo con estupor la campaña que se está promoviendo para acallar la voz de la Santa Sede en la ONU. La campaña, cuyo eslogan es See Change, está siendo promovida por grupos pro abortistas tales como la IPPF y la CDD, así como la secta de los Raelianos, que recientemente ha sido criticada por la opinión pública por una supuesta clonación de un ser humano. A las mencionadas organizaciones les perjudica que la verdad sobre la vida y la familia se proclame con fuerza y valentía en reuniones auspiciadas por la ONU. Se trata de un gesto antidemocrático, que busca callar la voz de la Iglesia Católica, que es la voz de los que no tienen voz: los bebés no nacidos y los pobres, cuyos derechos son aplastados. De ahí que, no pudiendo refutar los argumentos en pro de la verdad y de los derechos humanos, quieran cobardemente sacar de la ONU al Vaticano. Mediante esta carta le manifiesto mi apoyo a la Santa Sede pues, como demócrata, considero que todas las opiniones deben ser tenidas en consideración. Reciba un cordial saludo, [NOMBRE] [CIUDAD] [PAÍS]

*Campos obligatorios