La vida de Berishna, de 10 años, no vale nada

PIDE AL PRESIDENTE DE AFGANISTÁN QUE SALVE A BERISHNA DE LA MUERTE

 

La vida de Berishna, de 10 años, no vale nada

0100.000
57.937
 
57.937 personas han firmado. Ayúdanos a llegar a las 100.000 firmas.

La vida de Berishna, de 10 años, no vale nada

La historia de Berishna es conmovedora y atroz:

Con sólo 10 años, esta niña afgana fue violada por un clérigo.

Sus heridas y desgarros fueron tan graves que necesitó 22 días de hospitalización.

Después del calvario sufrido, físico y moral, su familia quiere matarla ahora para limpiar la vergüenza con su sangre.

¿Qué podemos hacer cuando en determinados países, por el simple hecho de ser mujer, una persona es tratada peor que los animales?

Para empezar, no resignarnos. Movilizarnos por Berishna. Pedirle al presidente de la República Islámica de Afganistán, Hamid Karzai, que localice a la niña y la proteja de su propia familia.

La pesadilla para esta chiquilla afgana comenzó el pasado 15 de mayo. El mulá Mohamed Amin pidió a la pequeña que se quedase a limpiar tras estudiar el Corán en la mezquita de su pueblo, situado en la provincia de Kunduz. Allí mismo perpetró su violación.

Desde entonces, un grupo de activistas curó sus heridas y la protegió. Pero hace 11 días, la policía devolvió a la niña a su familia y ahora temen por su vida.

Su propia familia quiere lavar la violación con un “crimen de honor”, una práctica animal y primitiva que se ceba especialmente con las mujeres que han tenido una relación extra o prematrimonial, a pesar de que hayan sido objeto de violaciones o relaciones forzosas, como es el caso de Berishna.

La vida de Berishna ya no vale nada. Sin embargo, el clérigo culpable disfrutará de una vida en libertad con sólo 20 latigazos de condena por violador.

Si no nos movilizamos, matarán a Berishna y tirarán su cuerpo al río. Debemos protegerla presionando al gobierno de Afganistán.

Las milicias locales quieren ver a Berishna muerta. Los mulás quieren verla muerta. Su familia también. Los activistas han recibidos amenazas de muerte y dan la voz de alarma a la comunidad internacional.

Por increíble que parezca, la esperanza de esta niña de 10 años está en nuestras manos, en las manos de los millones de occidentales que vemos con espanto el trato cruel que sufren a diario miles de mujeres en sociedades primitivas regidas por leyes inhumanas.

Actúa. La vida de Berishna está en juego.

¡Firma esta alerta ahora!

 
Introduce tu nombre
Introduce tus apellidos
Introduce tu e-mail
Introduce tu país
Por favor, introduzca su provincia
HazteOir.org protegerá tu privacidad y te mantendrá informado/a sobre esta y otras campañas.

Save the life of Berishna

Señor Hamid Karzai, presidente de la República Islámica de Afganistán:

 

Le ruego haga lo que esté en sus manos para encontrar, proteger y salvar la vida de Berishna, una niña de 10 años violada a la que su familia quiere matar para limpiar su honor.

 

Desde hace más de una semana, nadie sabe el paradero de Berishna ni si su familia ha cumplido ya sus amenazas de matarla. La niña vivía en la población de Alti Gumbad, provincia de Kunduz.

 

En nombre de lo más sagrado, y haciendo uso de sus poderes como presidente, le suplico que ponga fin al sufrimiento de esta niña, proteja su vida y  garantice su futuro en libertad.

 

Mr. Hamid Karzai, President of the Islamic Republic of Afghanistan:

 

I beg you to do whatever is in your hands to find, protect and save the life of Berishna, a 10 year old girl who has been raped and whose family wants to kill to cleanse their honour.

 

For more than a week nobody has known Berishna's whereabouts or if her family has already fulfilled the threats to kill her. The girl used to live in the village of Gumbad Alti province of Kunduz.

 

In the name of the most sacred, and making use of your powers as President, I beg you to end the suffering of this girl, protect her life and ensure her future freedom.

Atentamente,
[Tu nombre]

La vida de Berishna, de 10 años, no vale nada

Firma esta alerta ahora

0100.000
57.937
 
57.937 personas han firmado. Ayúdanos a llegar a las 100.000 firmas.