Solicitamos su pronunciamiento sobre la violación de los DD.HH. y los principios fundamentales de la democracia en Venezuela

Petición a: Representantes del Gobierno de España y partidos políticos españoles

 

Solicitamos su pronunciamiento sobre la violación de los DD.HH. y los principios fundamentales de la democracia en Venezuela

0500
349
 
349 personas han firmado. Ayúdanos a llegar a las 500 firmas.

Solicitamos su pronunciamiento sobre la violación de los DD.HH. y los principios fundamentales de la democracia en Venezuela

Hace unos años aún se podía hablar sobre la situación venezolana desde la distancia personal,  en un tono en el que era admisible discutir sobre el proyecto político encabezado por Hugo Chávez. Si bien cada vez se hacía más difícil debatir desde una perspectiva imparcial, se hacía el esfuerzo, tratando de no dejarnos vencer por la autocomplacencia.

Desde el extranjero la conversación se planteaba interesante para los propios venezolanos, sobre todo ante un contexto nacional donde una de la cosas que más había perjudicado la vida pública era pensar que las ideas políticas eran irrelevantes para muchos.  La última década nos demostró que la gran mayoría de  la gente también era susceptible a la ideas, los proyectos de país, y en eso se creyó con el chavismo, contrariamente a lo que se pensaba.

Y así se exportó también el mensaje a la comunidad internacional, sobre todo dentro de los sectores de izquierda o sus más próximos: en Venezuela se están “experimentando” nuevas y buenas ideas.  Cada vez que un venezolano admitía su nacionalidad surgía el comentario a favor o en contra, de Hugo Chávez y su episodio de la semana, para algunos incluso gracioso y expresión de una especie de rebeldía añorada, eso sí, siempre desde la distancia del presidente que no es propio, sino viéndolo desde el otro lado de la frontera o incluso del océano.

Sin embargo, la historia se ha revelado ante esa perspectiva que habla sobre nuestro país desde la distancia personal, vivamos donde vivamos y tengamos la nacionalidad que tengamos. Ya Venezuela no puede ser para nadie, especialmente para los propios venezolanos, sólo el “tema” de la discusión; ahora, a Venezuela hay que sufrirla para poder hablar de ella, porque es la única manera de comprender, no ya la situación en general, sino a la gente que la está viviendo.

Nos indigna que por la escasez que impera en el país las personas no encuentren los elementos básicos para su subsistencia, medicamentos, ni insumos sanitarios necesarios para sus tratamientos, la inseguridad rampante que hace que todos  teman por sus vidas o estén expuestos a un secuestro. Muchos funcionarios públicos son amenazados con quitarles el empleo o son despedidos por pensar distinto. El pueblo no puede disentir libremente porque se expone a ser apresado o torturado para callarlo o infundir el miedo.

Por ello decimos y en cierto modo gritamos, que el nivel de la discusión tiene que cambiar.  Cada nuevo muerto, cada nuevo torturado, es un llamado a no ignorar lo que está sucediendo. Hay que hablar desde el sufrimiento de la gente, porque allí radican los límites de la humanidad a la que nos debemos como ciudadanos, y más aún como políticos.

En Venezuela hay una violencia cotidiana exacerbada y que no podemos olvidar: 25.000 muertos en el año 2013.  Sin embargo, la represión política que se ha vivido en estos últimos días no tiene comparación. Lo que ha sucedido es una muestra de los niveles hasta donde han llegado las omisiones y la incapacidad de los responsables de esta situación, es decir, del gobierno venezolano, en manos de Nicolás Maduro.  Más aún, se ha demostrado una acción violenta “a conciencia” de la Guardia Nacional Bolivariana,  y por qué no decirlo, del propio Sr. Maduro al favorecer dicha represión militar, paramilitar y de “colectivos” armados por el propio gobierno, contra la población civil.

Ya no se puede hablar de ideologías, ni simplemente de opositores versus chavistas.  Ahora, lo que impera verdaderamente en Venezuela es la violación a los derechos humanos y los principios fundamentales de la democracia.  Para discutir algún proyecto político, primero necesitamos que sea posible disentir sin que esto signifique arriesgar la vida. 

¿Qué es lo que impide a algunos organismos como la OEA, algunos gobiernos, a partidos o a representantes políticos pronunciarse ante esta situación? ¿Solidaridades ideológicas? ¿Compromisos personales? ¿Intereses económicos internacionales?

Hablar de Venezuela sin referirse a las omisiones y las violaciones cometidas por quienes son responsables del gobierno sería como tratar de apuntar evitando dar en el blanco, sería cerrar los ojos y la boca, a sabiendas de lo que tenemos la obligación de denunciar. Sería renunciar a aquella parte de humanidad que da sentido a la política.

Nos compadecemos y sentimos mucho dolor por países que sufren las mismas o peores vejaciones que Venezuela y que no tienen voz en el exterior.  Hoy en día, somos aproximadamente 2 millones de venezolanos en el extranjero que tenemos la obligación de servir de canales informativos, y cuyo material nos lo aporta el mismo pueblo agredido.

            Martin Luther King dijo “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos”. Amigos, estamos cara a cara esperando su apoyo, ¡no cierren los ojos  y la boca frente a nosotros, que nos están golpeando!

 

 

Esta alerta ha sido creada por un ciudadano o una organización independiente de HazteOir.org. HazteOir.org no se hace responsable de su contenido.

¡Firma esta alerta ahora!

 
Introduce tu nombre
Introduce tus apellidos
Introduce tu e-mail
Introduce tu país
Por favor, introduzca su provincia
HazteOir.org protegerá tu privacidad y te mantendrá informado/a sobre esta y otras campañas.

Petición a: Representantes del Gobierno de España y partidos políticos españoles

Solicitud de pronunciamiento sobre la violación de los Derechos Humanos y los principios fundamentales de la democracia en Venezuela

Atentamente,
[Tu nombre]

Solicitamos su pronunciamiento sobre la violación de los DD.HH. y los principios fundamentales de la democracia en Venezuela

Firma esta alerta ahora

0500
349
 
349 personas han firmado. Ayúdanos a llegar a las 500 firmas.