Las víctimas de la persecución religiosa exigen tu compromiso

Las víctimas de la persecución religiosa exigen tu compromiso

Rimsha Masih y Youcef Nadarkhani han sido puestos en libertad, pero Asia Bibi sigue en el corredor de la muerte y miles de cristianos tienen que vivir escondidos para no morir asesinados. 

REDACCIÓN HO.- Nuevos nombres de víctimas de la persecución religiosa han engrosado este verano las listas de los mártires. La mayoría de la información no llega a los medios y miles de cristianos perseguidos permanecen en el anonimato. Sin embargo en los últimos días se ha conocido la historia de la niña Rimsha Masih.

A sus 11 años esta niña, cristiana paquistaní que padece el síndrome de Down, ha sido falsamente acusada de blasfemar contra el islam.

Sin pruebas y saltándose la ley paquistaní, que prohíbe el arresto de menores de edad, Rimsha está detenida desde el 16 de agosto.

Dicen que para encender el fuego en la cocina de su casa prendió unas páginas de un libro para aprender árabe y Corán.

Quisieron quemarla viva y de resultas de la persecución desatada contra ella, jaleada por un imán de la zona, una iglesia y algunas viviendas de cristianos fueron incendiadas.

En la cárcel continúa Asia Bibi, pendiente de su condena a muerte. Gracias a la presión de iniciativas como la de MasLibres.org y a la de muchas otras desarrolladas en varios países, sus carceleros no se han atrevido a ejecutarla. Pero tampoco la liberan.

De Pakistán también han llegado noticias acerca del asesinato particularmente sádico de un niño cristiano de 14 años, Sunil Masih, torturado y descuartizado, cuyo caso podría tener asimismo connotaciones religiosas.

Cientos de familias cristianas están huyendo de sus casas para salvar la vida y muchos cristianos sienten en países como Pakistán la proximidad del martirio.

La primera de las iniciativas que MasLibres.org lanza en defensa de estas personas va dirigida al Gobierno español, a través del ministro D. José Manuel García-Margallo: