Apoyamos a Mons. Reig Plà frente al ataque de los liberticidas

Apoyamos a Mons. Reig Plà frente al ataque de los liberticidas

Archivado en:

Quieren callar la voz de quien discrepa. Sobre todo si es cristiano. Por eso MasLibres.org lanza una campaña de apoyo al obispo de Alcalá de Henares.

REDACCIÓN HO.- En su homilía del Viernes Santo, Mons. Reig Plà se refirió al pecado en estos términos:

“El pecado es una ingratitud ante el amor más hermoso. Es una verdadera injusticia. Hemos pagado el bien que Dios nos ha hecho llevándole a la cruz”.

Y luego enumeró algunos de los pecados de nuestra época. Habló del aborto, del adulterio, de los pecados de empresarios y trabajadores en sus relaciones laborales, de las drogas y el alcohol, de los sacerdotes que llevan una doble vida. Y también ciertas conductas homosexuales.

Y ahí se puso en marcha la policía del pensamiento y empezó el linchamiento público. Porque en España todo el mundo tiene libertad de expresión, excepto los cristianos. Mucho menos los obispos. Y todo el mundo puede opinar acerca de todo, siempre y cuando la opinión tenga el visto bueno de quienes se creen autorizados a expedir permisos de pensar.

Tras la homilía de Mons. Reig Plà, los comandos de esta nueva Gestapo laicista llamaron a la agresión. Partidos como PSOE e IU, los periódicos que los jalean y esas asociaciones supuestamente defensoras de los derechos de los homosexuales (y que en realidad los consideran meros mecanismos genitales) se lanzaron a por el obispo pidiendo que el video del Oficio del Viernes Santo sea retirado, que echen al obispo de Alcalá de Henares (IU), que pierda la nacionalidad y reciba un castigo (Arturo Pérez-Reverte), etc.

La plataforma en defensa de la libertad religiosas MasLibres.org ha lanzado una campaña de apoyo a Monseñor Reig Plà. Para participar solo hay que pinchar en el siguiente enlace:

Para poder comentar esta noticia debes estar registrado en la comunidad HO o haber iniciado sesión.
Respecto a lo que se dice que la Iglesia ES HOMÓFOBA, decir que es MENTIRA y una MANIPULACIÓN, todos somos HIJOS DE DIOS, la Iglesia únicamente dice que cada término tiene un único significado, cada realidad natural distinta debe de tener ...un nombre distinto para diferenciarlas, el término "matrimonio" define la relación entre un hombre en toda su extensión física y espiritual y una mujer en toda su extensión física (maternidad) y espiritual, no se puede llamar "mesa" a una "silla" ni a una "silla" llamarla "mesa", las relaciones homosexuales han sido reconocidas y respetadas desde 1977.
A creyente crsitian@: Aquí en HO usted utiliza cierta indefinición con el uso del signo @, mientras que en otros sitios web como Intereconomía se declara ‘cristiana apostólica’. Hoy para referirse a los ataques infames contra Monseñor Reig Pla por proclamar la verdad, usted afirma como ya viene difundiendo desde hace tiempo,- también con la imprecisión gramatical que acostumbra-, que: “la Iglesia únicamente dice” (…) “las relaciones homosexuales han sido reconocidas y respetadas desde 1977”. Por favor, aclare cuál es- la fuente oficial y autorizada de la Iglesia- en la que usted se basa.
¿CÓMO SABE USTED QUIÉN SOY? ¿ACASO ME INVESTIGA?????? ME GUSTARÍA SABERLO. XD.
Querido Monseñor, tuve el privilegio de asistir a una conferencia suya hace muy poco; es usted un hombre admirable y le agradezco sus sinceras y certeras palabras. La verdad solo tiene un camino . ¡Es increible y vergonzoso que quienes apoyan y alientan procesiones laicas donde se realizan atentados brutales a nuestras creencias e incluso contra el régimen democrático y fuerzas de seguridad del estado, se rasguen las vestiduras cuando se opina sobre la verdad!. Aunque acabamos de vivir la Semana Santa, y está claro que la historia se repite y se continua atacando a los justos, precisamente por quienes más tienen que callar.
AH!!! YA!!! PORQUE ESCRIBO LO MISMO ¿VERDAD?????
EN MIS RATOS LIBRES ME GUSTA ESCRIBIR.......
Propongo una campaña de presión al diario ABC contra el intolerante Pérez Reverte, si nos organizamos para presionar igual que para apoyar podemos demostrar que insultar nuestra fe y a quienes la representan pude costarles caro.
Me uno a tu propuesta, Sthendal. Un Académico de la Lengua debería defender la libertad de cátedra de un colega, estipulada en el art 20 de la Constitución, y no pedir su castigo. Aunque sólo fuera porque él como Académico y Monseñor Reig como Obispo deben solidarizarse frente a los enemigos de esa libertad, que siempre se ha buscado limitar. Otra cosa es la discrepancia respetuosa, cosa en la que Pérez-Reverte tampoco destaca. Creo que sí deberíamos pedir a ABC que prescinda de la colaboración de este individuo, por coherencia editorial,
Pero bueno, tanto alboroto porque alguien nos diga que nos portemos bien. Reig Plá no criticó a ningún colectivo ni a las inclinaciones sexuales de nadie, criticó las malas acciones y las malas maneras. Tan suceptibles estamos frente a ciertos temas que ni escuchamos el mensaje, la pena que me da es que no lo hagan periodistas de talla. Ser homosexual no es malo, así se nace y así te crea Dios, lo malo es lo que hacemos nosotros con eso. Supongo que si se enfadan porque les digan que no se prostituyan o vayan a clubs para estar con unos y con otros, es porque les gusta hacerlo y no se respetan ni a ellos mismos.Yo no me he enfadado cuando ha dicho lo malo que es el adulterio, mentir a una persona que te quiere y a los hijos.
Arturo Pérez-Reverte es buen escritor, pero es también un anticlerical subido. Igual que Fernando Savater y algunos otros de similar talante. Al igual que sthendal, yo también propongo una campaña para protestar al diario ABC por las manifestaciones de Pérez-Reverte; recordar que este hombre lleva varios años metiéndose con la Iglesia, e insultándola de diferentes formas y maneras, no es algo de ahora. Y por supuesto, mi completo apoyo a Monseñor Reig-Plà frente a los ataques de la jauría pijoprogre, paladines de la tolerancia, siempre que se piense como ellos.
A las tonterías hay que llamarlas por lo que son. No son dichas necesariamente por tontos y esto complica porque hay tipos inteligentes que a veces ‘podemos’ decir estupideces. Pero a muchos la prudencia nos pone a salvo de ser estúpidos en grado máximo y tiempo completo. Además de que muchos necesitan echarle una ojeadita al Génesis (que no es fácil) pero donde queda explicado que, con similitudes primarias, sin embargo Dios nos creó- como y para- varón y mujer. Aquello de que Dios “crea” al homosexual sólo surge de la fantasía o sentido del humor de algunos individuos más o menos ingeniosos. Es notable la confusión que han logrado, (en la misma RAE a veces) con algunas definiciones de homosexualidad y homosexual, porque ya es difícil leer con certeza algunos textos. Para los fieles: “pecado es la homosexualidad pero no el homosexual…etc.” o “ peca el homosexual por practicar la homosexualidad…etc” o viceversa con todos los bla, bla. Además se procura definir al ‘homosexualismo’ también con la correción política que diferencia la palabra- a menudo infame y destructora del hombre- de la Palabra de Dios que ama, crea y se encarna para nuestra salvación. Homosexualismo es la evidente ideología homosexual que, por ejemplo, nos quiere hacer ver con aprobación que nuestro hijo pre púber o adolescente se nos aparezca a desayunar vestido de nena o señorita. Una cosa es la falta (además de temporaria común en las primeras etapas de la vida) de acomodación en la inclinación de la sexualidad. Esto no es homosexualidad ni define homosexuales siquiera en la adultez. A ver si alguien acepta precisar los términos: contraria a la naturaleza (y su saludable natalidad en familia aun por adopción) de la pareja humana y/o matrimonio, es la homosexualidad con sus homosexuales. Y para nuestra Iglesia, la homosexualidad- con sus afectados homosexuales que mantienen relaciones homosexuales- es pecado.
Arturo Pérez-Reverte es un maleducado escritor.
Horacio, no creo que SER homosexual sea pecado "per se". Primero habría que ver cómo esa persona llegó a ser o considerarse homosexual, y después cómo vive su homosexualidad. Cierto es que, dado que entre las personas homosexuales hay -o parece haber, que a lo mejor es una imagen falsa, un tópico que nos transmiten muchos medios de difusión y el propio "lobby" gay- más lujuria, soberbia (eso es el orgullo), envidia, ira y codicia, vivida en ambientes propios en los que se fomenta los vicios que asociamos a la homosexualidad, una persona homosexual (o que se pregunte si es homosexual) joven e inexperta está en más riesgo de caer y entrar en un mundo de vicio que puede destruirla o dañarla gravemente. Creo que eso era lo que quería decir el Obispo. Muchos lo han malinterpretado, otros (que viven en esos pecados con gusto, y buscan hacer caer a otros, cuantos más mejor) se han visto descubiertos una vez más, y han reaccionado para defender sus errores y el beneficio egoísta que obtienen de ellos. Ahora bien, Monseñor Reig denunció, con notable diplomacia pero inequívocamente, muchos otros pecados de la sociedad, fomentados por sus respectivos "lobbys", que seguramente también se habrán sentido molestos, pero que deben de estar encantados de que la mafia gay les esté haciendo el trabajo sucio al arremeter contra él y distraer la atención de sus propios pecados. Estoy pensando en la patronal, los sindicatos, el "lobby" del aborto,etc. Todos ellos se van de rositas, porque casi nadie se acuerda de que las palabras de aquella homilía también se dirigían a ellos. Incluso en la alerta de HO son temas que se menciona en la explicación, pero no en el mensaje de ánimo a Don Juan Antonio. Y sería bueno que en los mensajes personales con que acompeñemos nuestras firmas le felicitáramos por eso también. La Iglesia distingue las personas de sus actos (incluyo aquí los pensamientos, deseos, palabras y omisiones), y sólo a éstos los considera pecados o comportamientos virtuosos, no a las personas y sus rasgos. Por supuesto, es de sentido común que nuestros rasgos personales nos pueden hacer más propensos a caer en determinados pecados, pero eso no nos hace pecadores automáticamente. Para pecar se necesita cometer un pecado libremente, es decir, cometer, sabiendo que es pecado y consintiéndolo, un acto pecaminoso (incluyendo acciones, palabras, pensamientos, deseos y omisiones). Por eso decimos que no es pecado ser homosexual, sino cometer actos homosexuales, todos los cuales son pecado para la Iglesia (los heterosexuales no lo son siempre, por ejemplo las relaciones sexuales dentro del matrimonio orientadas a la expresión mutua de amor entre los esposos y a la procreación de los hijos como fruto de ese amor no lo son, fuera de ese caso sí). Y son pecado porque todos ellos son estériles para generar vida y son perversiones respecto al coito heterosexual, y eso es inevitable. Ahora bien, una persona homosexual puede libremente decidir no tener relaciones sexuales para no pecar, puede vivirlo como camino de cruz si además es cristiano, o de virtud si no lo es (para el caso, viene a ser lo mismo, sólo que sin ese sentido religioso), puede limitar la atracción homosexual que sienta por una persona de su mismo sexo a una relación afectiva sólo amistosa o sublimarla hasta el punto de ver al otro como un hermano en el espíritu (es un camino difícil y con un grave peligro de caer en tentación, pero posible, sobre todo si se cuenta con la gracia de Dios, y así han llegado a vivirlo grandes santos que sublimaron sus afectos heterosexuales amando a Dios de una forma especial y a su Iglesia y a la Humanidad mediante un amor sublimado por otras personas concretas del otro sexo, y si Dios hizo esto posible y así ellos pudieron una persona homosexual por y con la gracia de Dios también puede). He conocido algunas personas homosexuales que se esforzaban por vivir esa homosexualidad sublimada, sobre todo renunciando a toda relación sexual por amor a Dios, y no dejaban de ser homosexuales por ello, al contrario, habían hecho de su homosexualidad, con la ayuda de Dios, su camino de santidad. Cierto, no son muchos, o no se les nota tanto, pero existen. Y el "lobby" gay también quiere silencialrlos. No los metamos en el mismo saco. No son más pecadores que nosotros.
BJPL. Hace apenas un minuto que leí una vez y rápidamente tu brillante comentario. Lo del brillo en cuanto a la exposición lógica y tu coherencia en el análisis; pero lo que me impresiona fuertemente es tu buena intención y tus sentimientos que llegan al corazón. ¿Cómo podría yo considerarme medianamente bueno- hablando de pecado- sin recordar los propios, u olvidando lo primero que me conmocionó, para mi bién, del catolicismo al enterarme cuando niño de que nuestra religión es para nosotros pecadores. Gracias a Dios, porque todos somos aceptados. Todos somos amados por Dios. Voy a leerte con detenimiento con la prevención de que, probablemente, luego (por mañana) no deje de referirme a quienes deliberadamente toman frases y aun verdades- como las que dices- para colocarlas fuera de contexto alterando su significado. Si bien tus palabras están dirigidas a todos los lectores de HO, me permito enviarte un gran abrazo.
BJPL. Supongamos a un varón heterosexual obsesionado por la fantasía de cometer violación. Podríamos considerarlo concretando en sus pensamientos un pecado. Pero si tiene una pasión morbosa que se pueda describir como la presencia en su mente de una situación ‘de existencia real’ con todos los detalles ‘materializados’con una atracción que aparece irresistible como la violación ahí mismo ya posible, pero no concreta el abuso en su imaginación porque lo reprime, y en la realidad ‘objetiva’ tampoco concreta la violación porque es incapaz de hacer daño a ningún prójimo, ¿ES UN VIOLADOR? Aun incurriendo en la ‘ejecución’ de su fantasía en el pensamiento ¿estamos frente a un pecador o a un neurótico? El menos aplicado de los sentidos (común) nos indica que no es un violador; que quizá incurre en una fantasía pecaminosa. Podemos entrar entonces al terreno de las definiciones donde tú precisas términos que correspondería aplicar en la homosexualidad. Si una persona desarrolla por cualquier causa que fuera, atracción física casi irresistible por una (o más, eventualmente a lo largo de su vida) personas de su mismo sexo y al extremo y consecuencia de amarlas complementando esa pasión física, que finalmente no concreta; se puede preguntar, ¿es homosexual? Creo que ya contestaste afirmativamente. Y tal como lo explicas estoy de acuerdo, y por tanto también en que SER tal homosexual no es pecado "per se". Pero falta determinar cómo se denomina al homosexual que mantiene relaciones sexuales (yo me atrevo a llamarlas sensuales). ¿Será que “el orgullo gay” nos indica que quienes mantienen relaciones homosexuales, en el caso de varones, son gais? Tengo que "cederte la palabra" porque si no yo continuaría con otros supuestos mientras que tu ya puedes tener otro enfoque. Sobre tu análisis de la homilía y sus alcances estoy de acuerdo contigo. Quedaría también por definir qué es el “colectivo homosexual” con su sigla de conductas complejas LGBT; el trabajo sucio de la mafia gay que mencionas (es un indicio de cual será tu respuesta); el pecado en las relaciones de matrimonios heterosexuales; y tambien creo que sería interesante conocer tu opinión sobre esta rareza de las izquierdas abortistas contra el crecimiento de lo que suponen sus propias bases, ya leí un envío donde señalas que " los antisistema no consideran enemigo al mercado de la muerte (eutanasia) explotado por el neocapitalismo salvaje que tanto denuncian”.
Horacio NO ME HA ENTENDIDO BIEN........... EL SIGNO @ NO ES INDEFINICIÓN, ES PORQUE YO SOY UN@ CON DIOS, TODOS LOS CREYENTES, LA IGLESIA, ES UN@ CON DIOS.
Horacio, el caso de un "homosexual de deseo" que planteas creo que se puede enfocar desde la frase de Jesús respecto al adulterio de deseo. La persona que estando casada desea a otra que no es su cónyuge, aunque no consume físicamente su deseo, comete ese adulterio igualmente en su corazón, con la misma gravedad para su alma que si lo consumara físicamente, aunque a la persona deseada eso no le afecte (otra cosa será si la persona deseada incita aposta a la deseante, pero no hace falta plantearlo aquí). La Iglesia precisa que ese deseo debe ser consentido. Si no se consiente será una tentación, no un pecado. Y de la tentación ni Jesús se ha visto libre, como sabes. De todas formas, ante un deseo tan fuerte en el que la persona no es dueña de sí, es posible que su eventual consentimiento no sea completo ni completamente libre. Habría que ver también si se puso voluntariamente en situaciones que le llevaron a esa confusión, su madurez, si tiene carencias afectivas, etc. Creo que esa persona debería recurrir a ayuda profesional, pues puede hacerse mucho daño, y hacérselo a otros. Suponiendo que te refieras a una persona homosexual católica, lo mejor sería que recurriera a un buen director espiritual, un sacerdote experiementado y titulado en Psicología o Psiquiatría, si fuera posible. Se trata de superar pensamientos obsesivos y restablecer la eutimia (salud mental) y, a la vez, superar tentaciones que pueden venir del Demonio, el mundo y la propia carne. En cualquier caso, recuerda aquella frase de San Ignacio de Loyola: "En tiempos de desolación, no hacer mudanza". Ante las ideas obsesivas, lo mejor es no darles importancia y esperar, casi siempre, y dedicar el tiempo a otras tareas que nos distraigan de ellas.. Por lo que me cuentas, esa persona necesita reforzarse contra la tentación. Por un lado, creo que debería rezar piciendo a Dios y a la Virgen la ayuda que necesita y acudir al director espiritual, si es católico. Si puede, apartarse de las situaciones que le tientan, y ocupar su tiempo con otros intereses, pues la ociosoidad es madre de vicios: trabajo, estudios, deporte, cultura... Si, en último extremo, peca, siempre Dios le podrá perdonar, y la confesión frecuente, cuando se hace sinceramente, con arrepentimiento sincero, propósito firme de enmienda, poniéndose en manos de Dios, hace auténticos milagros, y te lo digo por propia experiencia (doy por supuesto que el caso que planteas es de una persona católica sincera, claro). No entro en el tema de reparar el daño causado a otros por su conducta. La reparación también es necesaria, pero eso va aparte. Creo que los heterosexuales podemos entender a los homosexuales en cuanto unos y otros podemos pecar por la carne. Hemos de ser sinceros con nosotros mismos. Con demasiada frecuencia tendemos a ser comprensivos con nuestros pecados carnales y no con los suyos -o a considerarlos más execrables y, en consecuencia, mucho menos graves los nuestros- hasta perder la conciencia de nuestro propio pecado (ej, el que dice que irse a la cama con una chica está bien, pero irse con otro hombre mal). Pero, aun dando por válido que los actos homosexuales fueran moralmente peores, eso no restaría gravedad a los nuestros. Y segunda consecuencia. "Jerarquizando" pecados mortales (¿qué importa quién tiene una paja en el ojo y quién una viga, si ambas nos ciegan igual?) perdemos unos y otros la comprensión hacia los demás, nos enfrentamos y odiamos, en este caso homo contra hetero, pero ambos culpables del pecado del odio, de la ira, de la soberbia y muy probablemente de la lujuria. Así sólo gana el de los cuernos y el tridente. Para mí el homosexual será un pervertido y un enfermo, para él yo seré un reprimido y un hipócrita, y, si yo caigo con una mujer y él con otro hombre (u otra mujer, según el caso), ambos estaremos manchando el templo del Espíritu Santo que es el propio cuerpo. Y usaremos la homofobia o la heterofobia para justificarlo, encima. Ya digo, sólo gana así el de las calderas. Y, sin embargo, con que uno de los dos se reconozca capaz de caer en tentación (y si yo soy el cristiano me toca a mí, no hay otra opción), cabe la esperanza. De momento, si reconozco que me tienta la lujuria, trataré de no sucumbir a ella, que no es poco. Luego puedo elegir no odiar al otro, aunque caiga, porque podría haberlo hecho yo. Puedo elegir juzgar su acto, pero no a esa persona. Es posible que ya no pueda hacer mucho más. Dependerá de la otra persona verse o no en pecado, si cae, o en tentación, si no cae, y dejarse ayudar. Pero sólo desde la conciencia de ser no sólo pecadores, sino "tentables", podemos empezar a cambiar las cosas. Y hay muchas corrientes sociales que están dificultando eso, porque ya sabes, amigo Horacio, que todo lo que se refiere a la sexualidad en nuestros días se trata con gran ligereza, desconocimiento y mala intención desde muchos frentes. Personalmente, soy un heterosexual que vive en la abstinencia y trata de vivir en castidad -que no es lo mismo-. Tengo muchas tentaciones, va por épocas, aunque ya no parece que tenga tantas como cuando era joven. Hay prácticas sexuales que me repugnan, y otras me atraen, pero está claro que lo que me hace mejor o peor que otras personas es sólo mi conducta, caer o no, y, si cayera, hasta qué punto. Más allá de eso, trato de no juzgar a las personas, sólo los actos, y con cierta reserva. En cuanto a quiénes son los de la "mafia gay", creo que no hace falta dar nombres. Por sus frutos los conocemos, y no se ocultan, precisamente. En la cita mía que entrecomillas al final, señalaba, en efecto, una incoherencia de los antisistema españoles, en su mayoría de extrema izquierda, anticapitalistas y abortistas, cuando precisamente los abortorios privados con su sucio negocio de asesinato de niños indefensos por dinero están practicando el capitalismo salvaje más abyecto posible, y esos antisitema, sin embargo, lo apoyan.
BJPL . Si mencionas que el “homosexual de deseo” está en situación análoga a la del adúltero de deseo, lo estás definiendo como homosexual necesitado de ayuda psiquiátrica y/o espiritual. Está padeciendo un grado de homosexualidad. Desde nuestra fe sabemos que sea por enfermedad, vocación o elección, “siempre Dios le podrá perdonar”. Creo que la descripción no correspondería a personas- con inclinación en su sexualidad hacia otras de su mismo sexo- que no mantuvieran concretamente relaciones homosexuales y además procuraran apartarse de esa tentación. Entiendo que las personas que transcurren estas circunstancias no son homosexuales. El punto es que no es lo mismo ya considerarse homosexual (quizá por una neurosis obsesiva) que preguntarse si se es homosexual. Es un tema para especialistas del espíritu y la psicología. Pienso que las personas que se encuentran en esa situación merecen que llamemos homosexuales a quienes mantienen este tipo de relaciones. Por supuesto que entiendo (al punto que llego a compartir tu definición dentro del contexto de tu anterior comentario) que determinas también como homosexuales a quienes se consideran definitivamente estructurados con esta inclinación en su sexualidad. Como siempre valoro en toda su extensión tu explicación.
Horacio, yo soy heterosexual y no tengo relaciones sexuales, pero no por eso dejo de ser heterosexual. No veo por qué con un homosexual tiene que ser distinto. Tanto si tiene relaciones homosexuales como si no, seguirá siendo homosexual, y juzgarle y condenarle por eso, por lo que es y no por lo que hace, será tan censurable como juzgarme y condenarme a mí, o a ti, por ser heterosexual. Obviamente, me refiero a casos en que tengamos la sexualidad propia asumida. En el caso de una persona que esté confusa, por ejemplo en la adolescencia, es obvio que necesita ayuda, comprensión, cariño, respeto, información amplia y con los menos sesgos posibles (tanto de uno como de otro lado) y, como señalas, probablemente atención especializada. Creo que estamos de acuerdo en que llevar a un/a adolescente que se está preguntando por su posible homosexualidad a un "local de ambiente" es una pésima idea, no es el lugar adecuado para un menor, y menos un menor sensible y confuso. Probablemente, nada bueno saldrá de ahí, y así lo expresó Monseñor Reig Pla. Creo que eso era lo que quería decir, y todos los que quisimos lo entendimos perfectamente. Pero eso me parece tan mal como llevar a un chaval de 14 años confuso con su sexualidad a un burdel o a una menor a un "boys", a ver si así se inclinan por ser heterosexuales. En ambos casos, es perversión de menores, pecado mortal de escándalo para el inductor y fornicación, si sucumben, para los jóvenes tentados. Y, sinceramente, creo que Don Juan Antonio, aunque igual haría matizaciones, estaría de acuerdo con lo expuesto. Otra cosa es que una persona heterosexual, aburrida después de haber hecho de todo como heterosexual, pruebe prácticas homosexuales para seguir satisfaciendo su lujuria. En ese caso está degradándose aún más. Pero ése es un jardín en el que, si no te importa, prefiero no meterme. Ah, te devuelvo el abrazo.
Amigo BJPL. También son de muy provechosa lectura las dos extensiónes de tu comentario. Una al mismo tiempo en el ciberespacio con mi envío. Es un hallazgo lo de ‘anticapitalistas / abortistas’.
Querido hermano, hace poco leí algo que al parecer pertenece a un viejo cuento Sufí y dice así: “respeta a los demás y al mundo aceptando todo y a todos tal como son, sin estar de acuerdo ni en desacuerdo con nadie ni con nada”. Osea, no podemos estar en absoluto de acuerdo con el aborto, etc., pero es necesario ver a los que de ese modo piensan y actúan como a hermanos en el error, la ignorancia o la oscuridad mental que es lo que significa "pecado" para la iglesia. El pasar por la oscuridad o caer en el error no es otra cosa sino "ignorancia", cuando se sabe que se sabe, osea cuando se tiene consciencia plena ya no se cometen errores, pecados o como queramos llamarlo, pasar por la oscuridad de lo opuesto es paso obligado en la evolución humana para luego poder reconocer su antagónico, la Luz.., no hay otro modo, es necesario experimentar lo opuesto para luego reconocer y amar las virtudes humanas, igual que solo se puede apreciar la belleza por comparación con la fealdad o la luz del día cuando se conoce la negrura de la noche. Debemos respetar el proceso evolutivo de nuestros hermanos como al nuestro propio, como así es, cualquiera de nosotros hemos estado o podido estar anteriormente en esas mismas posiciones. Igualmente es nuestro deber defender, manifestarnos y pedir el mismo respeto cuando nuestras posiciones no coincidan con los otros. Ya el propio Jesús desde la cruz nos lo dejó bien claro... "Padre perdónalos porque -en su ignorancia- no saben lo que hacen" Y esto vale para todos nosotros desde el inicio de la humanidad hasta hoy.Un abrazo Jorge
Para Horacio: ese "hallazgo" de los "abotistas/capitalistas" no es del todo mío. Seguramente lo he tomado del partido SAIN -un partido minoritario de izquierda antiabortista de España- o de algún artículo de Juan Mauel de Prada, que exponen ideas parecidas. Nobleza obliga. Un abrazo.
BJPL . Sí que “sabes cosas”. Qué bueno que haya un partido de izquierda antiabortista. Es coherente. Ya encontré su “manifiesto”. También hoy me enteré de las palabras del Cardenal Schönborn- el 2 de abril- sobre las que espero pronto se conozca la reacción de sus colegas. Veremos. Te saludo.

HazteOir.org

es una comunidad de ciudadanos activos que busca promover la participación de los ciudadanos en la política

EL MOVIMIENTO HO LO FORMAN

444.243

ciudadanos activos

1.841.370