¡Said Musa está libre! Gracias por haberle salvado de la horca

¡Said Musa está libre! Gracias por haberle salvado de la horca

La presión internacional ha logrado la liberación de Said. 50.000 personas firmaron desde HO para salvar la vida de Said. Miembros del Gobierno de Kabul confirman la liberación. Desde el mes de mayo permanecía en la cárcel. 

REDACCIÓN HO.- Said Musa es un ciudadano afgano de 45 años, está casado y es padre de seis hijos. Fisioterapeuta de profesión, ha trabajado para Cruz Roja durante quince años. En 1990, perdió una pierna por la explosión de una mina antipersona. 

Said es cristiano converso del Islam y se enfrentaba a un proceso por apostasía, un delito que la Ley Islámica castiga con la pena de muerte.

Encarcelado en Kabul desde mayo de 2010, ha sufrido violaciones y torturas por parte de presos y funcionarios, según han denunciados varias organizaciones internacionales de derechos civiles. 

Ningún abogado quería representarle. Gracias a la presión internacional, el gobierno afghano ha cedido ante los cientos de miles de peticiones llegados desde el mundo entero.

Más informaciones sobre el caso

El New York Times informa que la liberación Sayed Musa, de 46 años, ha sido posible tras varios meses de silencioso trabajo diplomático, entre el gobierno afgano y funcionarios de la Embajada en Kabul de EE.UU, que junto a miembros del Congreso y otras embajadas extranjeras habían buscado ex trabajador de ayuda humanitaria de la liberación.

El Sr. Mussa, casado y padre de seis hijos que trabajaba para el Comité Internacional de la Cruz Roja antes de su arresto, fue liberado el lunes pasado del Centro de Detención de Kabul,después que la fiscalía determinó que no había pruebas suficientes para la causa, dijo el general Qayoum Khan, director del centro de detención.

Versiones contradictorias

Pero hubo versiones contradictorias sobre los términos de su liberación. Un fiscal superior involucrado en el caso, que habló bajo condición de anonimato, dijo que sólo fue liberado después de haber aceptado a retornar al Islam.

Tampoco estaba claro de inmediato dónde fue tomada o si aún permanece en el país. Algunos de sus familiares, incluyendo a su esposa, dijo que no había oído hablar de él.

Un portavoz de la Embajada de Estados Unidos no confirmó su liberación y se negó a hablar sobre el caso, y sólo dijo que la embajada continuó siguiendo de cerca el caso del Sr. Mussa y otros similares.

General Khan, dijo Mussa fue liberado el lunes y entregado a la oficina del fiscal general. La oficina no devolvió las llamadas telefónicas el jueves.

El Sr. Mussa fue detenido en mayo pasado después de que una cadena de televisión difundiera imágenes que mostraban a occidentales bautizando afganos y a otros afganos rezar en reuniones cristianas. La emisión avivó los temores de proselitismo provocada por la afluencia de extranjeros desde la invasión encabezada por Estados Unidos.

Otro fiscal implicado en el caso, y que declaró bajo condición de anonimato debido a la delicadeza del caso,dijo el mes pasado que el gobierno estaba bajo una fuerte presión internacional para la liberación del Sr. Mussa. Pero, ¿cómo ponerlo en libertad sin molestar a los conservadores de línea dura en el gobierno y entre el público fue la presentación de un desafío, dijo el fiscal. 

"El Sr. Mussa dijo delante de todos en el alto tribunal que "he cometido un error de conversión al cristianismo y quiero volver al Islam '", dijo, y agregó que "hemos trabajado con el Sr. Mussa, durante mucho tiempo para convencer a su regreso de nuevo al Islam".

El Sr. Mussa fue uno de los que se sepa, dos afganos detenidos, casos éstos que ponen de relieve las contradicciones y los límites de la libertad religiosa en Afganistán nueve años después del final de la talibanes 's la ley islámica rígida. El otro, Shoaib Assadullah Musawi, quien ha sido encarcelado en la ciudad norteña de Mazar-i-Sharif desde noviembre después de haber sido acusado por dar el Nuevo Testamento a un amigo, se encuentra detenido, dijo una fuente judicial.

La Constitución de Afganistán

Creada en 2004, garantiza que las personas son "libres de ejercer su fe." Pero también deja la puerta abierta para que los tribunales se basen en la sharia, o ley islámica, para "juzgar" temas como la conversión. Según algunas interpretaciones de la Sharia, dejar el Islam se considera apostasía, un delito punible con la muerte.

El primo del señor Mussa-en-ley, dijo Yaseen Hashimi, dijo que visitó al Sr. Mussa en la cárcel el lunes, pero que cuando regresó al día siguiente se le dijo que el Sr. Mussa había sido puesto en libertad la noche anterior.

En una entrevista telefónica desde Pakistán, la esposa del Sr. Mussa, cuyo nombre completo no se utiliza debido a la preocupación por su seguridad, dijo que no había oído de su marido y no sabía si había sido liberado.

"Estoy muy preocupado por él", dijo. "No sé cómo pudo haber pasado el tiempo en prisión en esta temporada de invierno. Incluso si se libera, no sé dónde puede estar ahora. O tal vez está en una de las embajadas extranjeras para su protección. "

-----

La persecución a cristianos, una amenaza global

El de Said Musa es un nuevo caso de persecución religiosa en un país islámico. 

Se trata de la principal amenaza a la libertad religiosa en general y a los cristianos en particular. 

Las ejecuciones, encarcelamientos, torturas y exilios por causa de la fe son cada vez más frecuentes en países de mayoría musulmana como Irán, Egipto, Pakistán o Afganistán, entre otros.

La Comunidad Internacional tiene la responsabilidad de garantizar la libertad de conciencia de todos los seres humanos. 

Hasta ahora, la iniciativa de los gobiernos occidentales frente a la intolerancia religiosa de las teocracias musulmanas ha sido inexistente o tibia. 

Solo el Papa Benedicto XVI ha venido reiterando llamamientos de apoyo a los perseguidos por causa de su fe, que en un 99 por ciento de los casos son cristianos hostigados en países de mayoría musulmana.

Un ejemplo de la tibieza e inacción de Occidente frente a este desafío global a la libertad es lo sucedido recientemente en la Unión Europea.  Por un lado, el Parlamento Europeo aprobó el pasado 20 de enero una resolución condenando el alarmante aumento de la intolerancia religiosa contra los cristianos en Oriente Medio.

Siete días después, el Consejo de Europa emitía una serie de recomendaciones a los Gobiernos, enfatizando la condena a los ataques contra cristianos en dichos países.

Sin embargo, el Consejo Europeo de ministros de Exteriores se negó a ratificar esta doctrina y rechazó el pasado 31 de enero un borrador de resolución en el que se aludía expresamente a los cristianos como víctimas de la persecución religiosa en algunos países de mayoría musulmana.

Pakistán, Afganistán, Irán, Egipto: donde es más peligroso ser cristiano

El caso de Said Musa en Afganistán no es, ni mucho menos, un caso aislado. En Pakistán, Asia Bibi sigue en prisión y se enfrenta a una condena a muerte, simplemente por ser cristiana.

En Irán, Abdolreza Gharabat fue ahorcado el pasado mes de enero en virtud de la Ley Islámica que inspira el régimen teocrático de los mulahs. Su delito: ser cristiano.

En Afganistán, un país tutelado por la Comunidad Internacional, en el que rige desde 2004 una constitución democrática que se supone que garantiza los derechos fundamentales, otro cristiano está  detenido, pendiente de juicio por apostasía. Se trata de Shaib Assadullah, de 25 años, detenido el pasado mes de octubre por dar un ejemplar del Nuevo Testamento a otro ciudadano afgano.

Pide al Gobierno español que presione al presidente afgano, Hamid Karzai, para que libere a Said Musa y Shaib Assadullah y garantice la libertad religiosa de todas las personas.

España, como potencia integrante de la Misión Internacional para Afganistán, puede hacer mucho por la liberación de estos dos cristianos.

En 2006, las presiones del Gobierno italiano propiciaron la liberación de Abdul Rahman, otro cristiano encarcelado en Afganistán.